Sauna facial: una limpieza en profundidad para tu cutis

21 de Febrero a las 12:56:57

La limpieza de nuestro cutis es muy importante para mantener un rostro limpio, con una piel tersa, suave, sin brillos y libre de impurezas. A veces los puntos negros se convierten en nuestros enemigos, especialmente si tenemos que maquillarnos diariamente y no tenemos demasiado tiempo para cuidar nuestro rostro. Por eso una sauna facial puede ser la solución perfecta frente a múltiples productos que acabas sin usar porque requieren de mucha constancia.

La sauna facial además de limpiar e hidratarte la piel, favorece la circulación del flujo sanguíneo. A través del vapor que desprende la sauna, que controla la temperatura óptima, los poros faciales se abren y se liberan las impurezas de debajo de la superficie de la piel, eliminando las células muertas y las espinillas. También sirven para deshacerte de la congestión.

Cómo usar la sauna facial

  1. Cuando prepares tu sauna facial es conveniente que añadas agua destilada o de manantial. Mide la cantidad correcta y viertela en el depósito.

  1. Las hierbas y los aceites esenciales, así como el té verde, pueden ser un complemento ideal para hacer de este tratamiento una terapia aromática adaptada a las necesidades de tu rostro. Con añadir un par de gotas es suficiente o, en el caso del té, una bolsita.

  1. Limpia tu cara con tu crema hidratante mientras esperas que la sauna se caliente durante un par de minutos. Enjuaga con abundante agua tibia. Al secarte, procura que la toalla esté bien limpia y de textura suave y trata de que las zonas difíciles del rostro, como los pliegues de la nariz, estén bien secas.

  1. Ponte una toalla formando una especie de tienda alrededor de tu cabeza para capturar el vapor.

  1. Coloca la cara sobre la sauna, cierra los ojos y ajusta la intensidad a tu gusto o muévete más o menos cerca de la abertura de vapor para tu mayor comodidad.

  1. Después de unos 10 minutos, o cuando se disipe el vapor, puedes retirarte de la sauna y secar bien tu piel.

  1. Extrae los puntos negros. Presiona con suavidad el área con los dedos índices de ambas manos, que deben estar cubiertos con un pañuelo de papel. Si no se extraen no irrites la piel, en la próxima limpieza podrás eliminarlos. Si tienes acné, salta este paso, pues requiere de un tratamiento específico.

  2. Culmina aplicando un tónico para sellar los poros y evitar que entren impurezas, usa tu exfoliante con movimientos circulares hacia arriba, vuelve a enjuagar tu rostro y te habrás hecho una profunda limpieza de cutis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Comercial de Cosméticos Esperanza, S.L.  Avda. del Puerto, 65 - 46021 Valencia (España)

Atención al Cliente: 963 625 945 Horario de Atención: De Lunes a Viernes de 9:30 a 13:50 y de 16:45 a 20:30